Ya tenéis decidido casaros, ¿y ahora, qué? (1ª parte)

Hola.

En Cerezas de colores queremos que este blog os sea lo más útil posible; por eso, iniciamos una miniserie de cuatro publicaciones en las que vamos a detallarte, paso a paso, todo lo que hay que hacer para llegar al Gran Día, para llegar al Día B.

Porque, efectivamente, habéis dado un gran paso. Habéis tomado una decisión trascendental. Has encontrado a tu media naranja, a esa persona con la que quieres compartir el resto de tu vida, y habéis decidido casaros; pero, y ahora qué.

Puede parecer muy obvio; pero lo primero es elegir una fecha. Cada pareja se basará en distintas cosas para su elección; pero, sin lugar a dudas, la fecha elegida marcará mucho vuestra boda: la elección del vestido, la decoración, el lugar de la celebración, la disponibilidad de esa fecha para todos los proveedores que os ayudarán en ese gran día,… y decidir qué tipo de ceremonia queréis ¿religiosa o civil?.

Con eso decidido, toca pensar en el tipo de boda/celebración que os gustaría (campestre, de invierno, en la playa, en un barco, en la montaña, en un palacio,…). Las opciones son infinitas, pero tenéis que focalizaros en un estilo y en lo que realmente soñáis, para poder hacer la búsqueda con una base firme y que os sea mucho más fácil.

A continuación, hacer una lista provisional de invitados. Muy importante, para la posterior elección del lugar de la boda. No es lo mismo plantearse una boda íntima con menos de 50 invitados, que organizar una boda multitudinaria con más de 500.

Después, sentaros y pensar detenidamente un presupuesto. Destinar un presupuesto es esencial. De él dependerá la elección de muchas cosas. Calcular X euros por invitado, generalmente lo destinado para el menú. Luego tenéis q sumar y destinar otras partidas, vestido, complementos novia, ramo, traje y complementos del novio, luna de miel, fotógrafo, vídeo, decoración, wedding planner, anillos, transporte (y posible alojamiento) de invitados, regalitos, maquillaje y peluquería, ceremonia, papelería,… tenéis que tener muy claro lo que os podéis gastar y lo que queréis.

Es la única forma real, de empezar a dar forma a vuestra boda y no perder el tiempo. Focalizar vuestros deseos y presupuesto. Pensarlo todo detenidamente, para hacer realidad vuestra boda soñada. Es evidente que no sabes lo que cuesta una boda; pero, hay que ser muy realistas, pensar en lo que podemos gastar y meter todo en ese presupuesto. Porque no se trata solo de calcular (ejemplo) 150 euros x 160 invitados = 24.000 euros y ya. Si continuamos con este ejemplo, esos 24.000 euros los tendremos que utilizar para tooodo lo que queramos y necesitemos. Por eso tenéis que ser realistas y pensar. (Continuamos con ejemplos. Vestido y complementos novia, 4.000 euros. Traje y complementos novio, 2.000 euros. Celebración, 20.000. Decoración, 3.000. Detalles y regalitos, 1.000. Fotografía y video, 2.500. Música, 1.000. Luna de miel, 6.000. Extras, 2.000 euros. Total: 41.500 euros). Son presupuestos ficticios, pero tenéis que plantearlo de esta forma. Para no pasaros, ni llevaros sorpresas desagradables o, en cierto momento, tener que renunciar a cosas por no disponer ya de presupuesto.

Priorizar los gastos, por necesidad y deseo. No olvidéis que es un día muy importante que no podréis repetir. Tiene que salir sensacional y cumplir todas vuestras expectativas. Reflejar vuestra esencia, vuestro amor y vuestro cariño hacia todos los invitados. Y, por supuesto, el mimo y dedicación de todos los meses de preparativos.

Coger lápiz y papel y comenzar con todos los puntos anteriores.

Plantearos contratar la gran ayuda de una wedding planner. Podéis comenzar con un asesoramiento, o directamente contar con ella para todo. O solo tener su ayuda inicial y luego posteriormente en la decoración y coordinación. No lo descartéis, hablar con nosotras, solicitarnos una reunión y os contaremos todas las formas en que Cerezas de colores puede ayudaros.

Comenzar con la búsqueda de iglesia o lugar de la ceremonia civil y el lugar de celebración. Siempre con vuestro foco en la boda soñada y en el presupuesto disponible. Con lo anterior definido, ya tenéis mucho filtro realizado y os evitará perder el tiempo en ver opciones que no encajan con vosotros.

Ya con la fecha asegurada, un presupuesto claro y unas necesidades y estilo concretos, comienza vuestra búsqueda de espacio. La elección del sitio donde se producirá toda la magia, donde vosotros y vuestros invitados disfrutaréis y donde pasaréis la mayor parte del gran día. La elección de la finca, hotel, restaurante,… de la celebración de la boda.

Filtrar la búsqueda por presupuesto estimado por persona, por capacidad del lugar (igual vuestra boda es de 300 invitados y el sitio que estáis mirando solo tiene capacidad para 200). No gastéis energías y tiempo. Focalizaros en vuestras necesidades, en el estilo de boda que queréis. Mirar bien el catering o cocina del sitio.

Analizar y valorar bien lo que os ofrece cada sitio. Preguntar todas las dudas. Ver si realmente queréis y necesitáis esas cosas. La flexibilidad que os da el lugar, poder disponer de proveedores externos si lo deseáis,… Que encaje con vosotros y vuestra boda.

Se termina eligiendo un lugar por multitud de cosas, pero no os conforméis. Vuestra boda es UNICA y, por eso, tenéis que pensar en vuestro toque personal, en las flores, mantelerías, menaje, rincones, dónde queréis cenar o comer y cómo serán las mesas. Siempre que el sitio elegido tenga posibilidad y flexibilidad, intentar personalizarlo.

Cerezas de colores puede ayudaros

. Si tú quieres, hablamos.

Un beso y … hasta la próxima semana.

Publicado en
pequeño

Acerca de Cerezas de colores

Ayudo a parejas con muy poco tiempo libre que quieren una boda con estilo y sin complicaciones, a organizarla y decorarla para poder tener su boda perfecta. Y que en su precioso día, todos lo pasen genial. 

Deja un comentario





Abrir chat
Powered by